Escándalo sexual

Hoy he estado leyendo el periódico tumbado en el sofá disfrutando de una relajada tarde de domingo. He escogido El País y  he encontrado 3 noticias con la palabra “sexo” en sus titulares. Parece que el sexo sigue siendo un ingrediente habitual en las cabeceras de los artículos perodísticos, y  cualquier excusa es buena para encajarlo como sea en un texto, aunque desgraciadamente  siempre con un tono bastante negativo, recalcitrante, mohíno, con un tufo a trasnochada represión, que resulta chocante en un periódico que se considera progresista. No tengo nada en contra de El País, por el contrario es uno de mis periódicos favoritos, pero en esto del sexo patina tanto como cualquier otro.

El primer titular, “Sexo, entrenamiento y abusos”, habla del caso de un presunto caso de abusos en un centro de entrenamiento de Karate. La noticia evidentemente es relevante por los despreciables abusos a menores que se relatan en el texto, sin embargo no entiendo porque es necesario incluir la palabra sexo en el titular. Tengo la sensación de que voluntariamente o no, se sigue asociando el sexo con lo más oscuro de los comportamientos humanos. Quizás fuese más lógico explicar en el titular que los abusos se realizaban a menores, o dar el número aproximado de las supuestas víctimas que son más de 50. Pero no, parece que la clave es que eran abusos sexuales.

El siguiente titular anuncia: “Sexo en grupo en el museo. Una instalación planteada como club de intercambio sexual desata la polémica en Austria”. Esta vez el sexo se asocia a la polémica, al escándanlo que produce en determinadas personas las prácticas sexuales de otras. Nos recuerda ese lado oscuro que se le quiere imponer al sexo. Existen clubes de intercambio en todos los países del mundo, es una práctica sexual de adultos basada en el respeto mutuo, que puede o no gustarte, pero que en ningún momento afecta a los no practicantes. Nadie les obliga a ir a un club de intercambio, y nadie les obliga a acceder a una instalación artística como la comentada en el titular en la que se escenifica este tipo de relaciones sexuales. Pero aún así surge la polémica porque existen personas que consideran que deben anularse o al menos ocultarse las prácticas sexuales de otros simplemente porque ellos no las comparten.

El tercer titular informa que “Dos actores exploran su relación amorosa real en una obra teatral que utiliza videos caseros, uno de ellos de sexo”. ¿De verdad es una información relevante que en una relación amorosa se trate el sexo?. ¿No es eso lo habitual? ¿Cual es el motivo de incluir el sexo como algo destacado en este titular? Leyendo el artículo aún lo entiendo menos. Esta vez ni siquiera se habla de que este video suponga un escándalo para alguien, ni el video en cuestión resulta ser algo relevante en la obra teatral, de hecho no se habla de ello en el resto del artículo. Pero ahí queda ese titular con un aire bastante anacrónico, y que quizás tuviese gancho en la época del destape de los 70 pero hoy resulta bastante ridículo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s